Sólo cuando lo merezco

¿Conciencia de género?

En un juzgado de lo penal de cierta ciudad española se desarrollaba la causa contra un hombre acusado de malos tratos a su esposa. La víctima alegó en defensa de su marido argumentando que (sic) No soy una mujer maltratada, mi marido me pega sólo lo justo, sólo cuando me lo merezco.
Aún lo recuerdo con cierto estupor, y no sin sentir escalofríos. Pero hoy he leído algo que me ha quitado el estupor y me ha incrementado los escalofríos.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) acaba de publicar un informe –Progresos para la infancia– en el cual se refleja una encuesta realizada entre mujeres de 15 a 50 años de unos 70 países empobrecidos. En dicha encuesta, el 60% de las mujeres considera justificadas las agresiones físicas que sufren por parte de sus maridos. Sin distinción de edades, comparten la convicción de la superioridad masculina y asumen que pueden recibir castigos físicos por parte de sus compañeros si estos se sienten agraviados por el mal comportamiento de ellas.
¿Razones?
Para el 50% de las africanas y el 30% de las asiáticas, el “no preocuparse lo suficiente por el cuidado de los hijos” es motivo más que sobrado para recibir una paliza. Las demás justificaciones que esgrimen son, por orden: “discutir”, “salir de casa sin avisar”, “que se queme la comida” o “negarse a mantener relaciones sexuales”.
Seguro que ahora mismo están pensando ustedes lo mismo que yo: una mujer golpeada por su marido debería “salir de casa sin avisar” pero para siempre. Ahí es donde vamos a poner el sentido de estas líneas: huir de casa para ir… ¿a dónde?.

El 60% de las niñas menores de 15 años en Malí, Níger, Chad, Bangladesh, Guinea y República Centroafricana están casadas. Un porcentaje que, punto arriba punto abajo, se repite en la mayoría de los países empobrecidos. Generalmente antes de los 18 ya tienen uno o varios hijos a su cargo. Por consiguiente sus posibilidades de formación académica o profesional son mínimas o inexistentes. Lo tienen francamente difícil para encontrar un empleo. A ese obstáculo a una posible emancipación económica del maltratador sumémosle el obstáculo jurídico que impone la legislación fundamentalista de muchos de estos países. Abandonar al marido, en aquellos lugares, donde no equivale a ser muerta a pedradas, equivale a abandonar forzosamente a los hijos.

Violencia sexista y países empobrecidos, pues. ¿Debemos pensar que existe una relación causa-efecto entre machismo y pobreza? A tenor del machismo imperante en países enriquecidos como Japón, Italia o España, más bien debemos invertir el silogismo: el machismo no frena el desarrollo, pero el subdesarrollo económico sí potencia el machismo.

Porque si esas mujeres hubieran tenido la oportunidad de recibir una formación académica adecuada que les ampliara sus horizontes sociales y éticos, no se considerarían merecedoras de castigos físicos por motivo alguno.
Porque si esas mujeres hubieran tenido la oportunidad de recibir una formación profesional adecuada para poder acceder al mercado de trabajo con garantías de emanciparse económicamente del marido, podrían abandonar el hogar familiar con sus hijos al menor maltrato.
Sin embargo no es así; y esas mujeres siguen creyendo merecer palizas cuando sacan tibiamente los pies del rol de ama de casa, esposa y madre, para asomarse al rol de ciudadana. Y cuando se lapida a una mujer, hay decenas de mujeres en primera fila piedra en mano. Y para rebanarle el clítoris a una niña su propia madre la lleva de la manita hacia la mutilación.
mal_trato1
Entonces, puede uno preguntarse ¿Qué género de conciencia es la conciencia de género?
La relación entre el maltratador y su víctima, mucho más allá de ser una relación de poder meramente físico, es una relación de poder económico y cultural. Esposa, madre y ama de casa, sin acceso al mercado de trabajo, inmersa en una sociedad cultural y jurídicamente androcéntrica VS Marido que obtiene y controla los ingresos familiares y tiene a la sociedad y a la ley de su lado.
¿No les recuerda a algo?
No nos engañemos pues; la lucha de sexos es una manifestación más de la lucha de clases. La más cotidiana, quizás. Entre poderosos y oprimidas. Entre los que hacen las reglas y las que tienen que cumplirlas sin rechistar. Entre ricos y empobrecidas, doblemente explotadas.

Anuncios

3 comentarios to “Sólo cuando lo merezco”

  1. Querido Tico,
    Gracias por enviarnos el vínculo al artículo. Plantea ideas interesantes que sin duda alguna hay que plantearse. La cuestión de género, la ideología de género que desde el Neolítico hemos impuesto en todo el mundo, es muy compleja. Los sistemas de opresión, todos, sin excepción, necesitan la colaboración de quienes son oprimidas/os, porque si no, tienen que matar a todo el mundo, y necesitan a esa gente para explotarla. Por lo tanto, se sostienen de maneras muy complejas, y globales, lo afectan todo: el pensamiento, la palabra, las relaciones, las actitudes. Llegan a todos los ámbi
    tos: culturas, sexo, sexualidad, género, clase, creencias varias…
    Personalmente, pienso que la cuestión clase (dinero y status; poder ec y social) no lo explica todo. Igual que cuando hay educación (formación intelectual) siguen dándose casos de que la gente no entienda, p.e., lo que planteas: que nadie tiene derecho a pegarte si haces mal algo, o por nada.
    Lo importante es que sigamos conversando, pensando, intentando entender este lío. Y gracias a Internet, por primera vez en la historia, cualquier persona, sin ser poderosa, famosa, x, puede expresarse y conversar con otras, intercambiar conocimientos, ideas, libremente, para construir pensamiento en comandita! 🙂
    Circulamos tu artículo en nuestra facebook! Gracias y saludos! (Y disculpa la acelaración!)

  2. Anónimo Says:

    lo malo de las historias de violencia de cualquier tipo son que los violentos inculcaron dichas practicas y las victimas u/o posibles, victimas las toman como legitimas como una forma de disciplina y de experiencia para con la vida o sea que para aprender se debe en algunos momentos de la vida padecer y sufrir dichas viloencias como algo normal.

    • Así es, amigo/a… porque así vivieron la cotidianeidad del maltrato sexista en las carnes de sus madres y de sus abuelas, la fuerza impositiva de lo consuetudinario. Por eso se hace tan urgente y necesario deslegitimar y desnormalizar la violencia machista, debemos romper esa cadena todos/as juntos/as para que las víctimas, a su vez, no conviertan a sus hijas en víctimas también. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: