Hasta que nos toca… (contestando a la novia de un soldado español rumbo a Afganistán)

El pasado 2 de enero, una publicación digital de índole progresista se hacía eco de las líneas que una enamorada escribía a su novio, miles gloriosus del ejército español camino de tierras afganas.

La carta en cuestión (que pueden consultar aquí) debería hacernos reflexionar no ya sólo sobre el sinsentido de las guerras sino también, y muy especialmente, sobre la miopía moral e ideológica del ciudadano medio, auténtica legitimadora de “lejanas” injusticias y opresiones.
Así pues, les ruego que no malinterpreten el sentido de estas líneas que no pretenden juzgar a sus protagonistas sino a una serie de lugares comunes, enquistados en nuestra sociedad occidental, en virtud de los cuales el falso humanitarismo, la obediencia debida, la defensa de la libertad (de mercado) o el democratizar a lejanas y tembibles gentes justifican la invasión, masacre, ocupación y expolio de un pueblo.

—————————————————————————————

Estimada Ana, yo me voy a quedar con una frase tuya (sic) “Quién me iba a decir a mí que me iba a preocupar por lo que pasa en la otra punta del mundo“.

Quizás si te hubieras precupado un poco más de lo que le sucede al resto de la Humanidad hubieras descubierto la injusticia que subyace detrás de la invasión al pueblo afgano. Y hubieras descubierto que en muchos lugares del planeta cada día es 11-M. E igual te hubieras conmovido; e igual al sentimiento hubiera seguido la empatía con esas gentes oprimidas y un día te hubieras decidido sumar a cientos de miles de personas para salir a la calle y protestar por esa guerra. E igual, digo, ahora no tendrías que estar preocupada por tu novio.

Hay que tener dos cojones, dices, haciendo gala de un lenguaje carente del más mínimo sentido de género; allá también van muchas mujeres soldado. Cojones, u ovarios, los tienen quienes salen a faenar al mar, o a descender a una oscura mina, o a fregar unas escaleras y vuelven a casa con los bolsillos menos llenos que los de tu novio pero con las manos y el corazón mucho más limpios. Mancharse las manos con escamas de pescado, con lejía o con carbón es mucho más digno que manchárselas de sangre. Y no sirve lo de la obedicencia debida, mismo argumento esgrimido por oficiales de las SS, por los esbirros de Pinochet o por los pilotos de Videla.

soldados

Te sientes orgullosa porque tu novio dio un caramelo a un niño afgano y ni una sóla palabra dedicas al medio millar de niños y niñas afganos que han muerto bajo las bombas de las tropas de ocupación en lo que va de año, tropas de las que tu amado forma parte. Y por dinero.

Dices que en esas tierras no hay amor y yo te deseo de corazón que jamás tengas la oportunidad de poner a prueba el tuyo empujando una silla de ruedas coronada de flamantes medallas. Porque el sufrimiento ajeno parece menos injusto y menos sufrimiento… hasta que nos toca.

Un saludo.

Anuncios

6 comentarios to “Hasta que nos toca… (contestando a la novia de un soldado español rumbo a Afganistán)”

  1. Anónimo Says:

    Han pasado unos cuantos años ya, desde que escribí esa carta… Tenía 19 años…y no, no sabia ni de la misa la mitad. Te sorprendería lo que pensaba en ese momento y lo que pienso ahora. Pero una de las cosas que no ha cambiado esque no estoy ni estaba a favor de la guerra. De que eso solo favorece a la clase política y que los militares (manipulados o no) son usados para cumplir sus ordenes. Esa relación se rompió. En esa misión murio un compañero suyo y el protagonista de mi historia,cuando volvío a casa,volvió sano de cuerpo, pero enfermo de mente. Al pasar el tiempo, nAda volvió a ser como antes. He de contarte,que uno de los echas principales de que dejara esa relación, fue que el me contó, que le tiro una lata vacía de coca cola a un niño. Ese niño se acercó a el, pidiéndole bebida, y el, reaccionó así. Para mi, fue suficiente como para entender que no era lógico, que yo ( pre-estudiante de magisterio), con ganas de hacer un voluntariado en África o América latina, estuviera con una persona, que tubo tal acto con un niño. Moro,afgano,somalí… Me da igual… Un niño. Esa guerra, dejo muchos muertos, muchos heridos… Pero también rompió mi relación. Una chica con 19 años, se cree que su primer novio va a ser el amor de su vida. Espero que ahora entiendas un poco mas esa carta, y realmente entiendas, que si me importa, y me importaba lo que pasa en la otrz punta del mundo, pero en ese momento, lo único que me importaba era que el se iba, Repito, el amor, del primer novio,de una niña de 19 años.

  2. Hola Ana… más de 5 años después. Me ha impresionado recibir tu respuesta, cosa que te agradezco de corazón. Supongo que debí tener en cuenta la edad que podía tener quien escribió aquella carta. Pero, como decía más arriba, no era la intención de mis líneas juzgar a los protagonistas de tu historia, sino una serie de posicionamientos, ideas y actitudes demasiado frecuentes, por desgracia, en nuestra sociedad.
    No voy a mentirte: me encanta saber que terminaste esa relación. Supongo que es el final feliz que le faltaba a esta historia.
    Muchas personas piensan que todos los soldados son psicópatas retorcidos, no es mi caso. Creo que simplemente son egoístas. Que su grado de deshumanización debe ser muy elevado para aguantar en esos sitios más de dos días. Que saben (o deberían saber, si les interesara saberlo) que no van a combatir injusticias en países lejanos sino a luchar por los intereses económicos de empresas de países muy cercanos. Que los dilemas morales se entierran con una generosa paga a fin de mes. Y que obediencia debida es un cómodo colchón ético y jurídico para mantener alejadas a las pesadillas. Aunque supongo que todo eso ya debes saberlo.

    Después de media década, recibe, si de algo te sirve, mi cariño y te rogaría que me perdonaras si sentiste que fui duro contigo.
    Sólo quiero que sepas que me encantará imaginarte transmitiendo esos valores que desprendes a un montón de críos y crías en un aula. Y depositando tu amor en alguien que sea digno de él.

    Gracias, Ana.

    • Esta vez a pasado menos tiempo jajaja
      Ahora es cuando he leído tu contestación, muchas gracias por responder. No me tomo nada como una ofensa. Me ha dado por mirar la pagina ya que me propusieron hacer una entrevista para un programa de tv, y quede alucinada de que esta carta aún siga por aquí y encontré tu respuesta.
      A día de hoy, con 28 años y con el panorama de país que tenemos hoy, puedo estar agradecida de estar trabajando como educadora infantil, de poder aportar valores a los que pueden mejorar esta sociedad. Tengo un novio maravilloso (no militar jajaja) y disfruto de una estupenda salud, sobre todo mental.
      Agradezco todo lo vivido y conocido sobre el ejercito, ya que ha pesar de mi mala relación sentimental, pude conocer a gente maravillosa y de un grandioso corazón, aunque no compartiendo todos los puntos de vista. Sigo valorando el valor que tienen muchos y muchas de ellos y sigo pensando que la guerra solo trae mas odio y que la mejor manera que tenemos de cambiar esta sociedad y sus valores, es con la educación. Estoy trabajando en ello, y sobre todo trabando en mi. Procuro no juzgar a nadie e intentar comprender las causas de “los malos actos” que hacemos las personas. Toda aquella historia, me hizo ser quien ahora soy. Me hizo valorar mucho mas a las personas y tu gran “zasca” Quién me iba a decir a mí que me iba a preocupar por lo que pasa en la otra punta del mundo”, porque entendí todo el egoísmo que tenia en ese momento y he podido mejorar como persona.
      Asi que eternamente agradecida a ti también. Recibe un fuerte abrazo.

  3. Impresionada.
    Esperanzada.
    Gracias a ambos.

  4. Reblogueó esto en cultura y libertady comentado:
    El NO A LA GUERRA y cómo los caminos de la Paz siempre enlazan dos manos que se quieren unir. Dos mentes y dos corazones que buscan lo mismo, el respeto por y para la gente. Maravillosa comunicación espacio-tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: