Archivos para febrero, 2010

Calles limpias, corazones sucios.

Posted in Chist-tema with tags , , , , , on 26 febrero, 2010 by Tico

El Ayuntamiento de Barcelona, y posteriormente el de Granada, van a sancionar con multas de hasta 1.500 euros a aquellas personas que mendiguen por la calle haciéndolo de forma “intrusista o agresiva”, a las prostitutas que se ofrezcan en la vía pública y a sus clientes, a quienes practiquen la venta ambulante en la vía pública de forma irregular o realicen cualquier actividad no reglada a cambio de una propina. Parece que a la burguesía catalana le molestan todos esos individuos que afean las calles con su mera existencia y han decidido excluirles a golpe de sanción administrativa.
Piénsese por un instante: el nigeriano que vende copias piratas del último CD de Shakira, la ucraniana que se caga de frío enseñando las piernas en algún descampado, el argelino que ofrece alfombras y pañuelos, el chino que pasea sus rosas entre las parejitas, la pitonisa que se ofrece a adivinar el futuro echando las cartas, la joven punk que toca su flauta en una esquina junto a un perrillo indolente, el peruano que ofrece coloridos chalecos de lana expuestos sobre el césped, el mimo que espera impávido una moneda para dar las gracias con movimientos robóticos, el anciano que ofrece pañuelos de papel en el semáforo a los conductores malhumorados, el pintor bohemio que hace retratos a los viandantes vanidosos, el paralítico que apostado a la puerta de la iglesia espera paciente a que las beatas salgan a descargar su turbia conciencia con tintineante calderilla…
Si uno se detiene a pensarlo, todos tienen dos cosas en común:
a) son pobres.
b) no votan.
Mala combinación, y en la tómbola del sistema neoliberal tienen todas las papeletas para quedarse fuera de juego.


Los Ayuntamientos de Barcelona y Granada, pues, han decidido que sobran; no dan buena imagen a la ciudad. Puedes hacer malabarismos en la bolsa de valores y arruinar a miles de familias, pero no puedes hacerlos en la calle y arrancar una sonrisa a un niño, porque puede que de mayor ese niño quiera ser malabarista, o mimo, o tocar la flauta en una esquina… ¿Y quién pagará entonces los impuestos? ¿Cómo financiaremos nuestras aventuras militares en los países empobrecidos? ¿Cómo pagaremos los coches oficiales, las inyecciones de liquidez a los bancos y las lucecitas de navidad?
Ya no es necesario gastar un céntimo en programas de inserción laboral, en talleres ocupacionales o formativos, en albergues y comedores sociales, en proyectos de inclusión, no; ya no será necesario plantearse dejar a un lado la hipocresía endémica de la sociedad española y entrar a fondo a regular un sector como el de la prostitución para dar unas condiciones dignas y seguras de trabajo a esas mujeres o alternativas serias y financiadas para las que quieran abandonar el oficio.
La nueva política social de nuestras ciudades será combatir la miseria castigando al miserable.

Además, desde un punto de vista legal, hay algo que a los juristas nos aterra: se llama “concepto jurídico indeterminado” y nos aterra porque suelen convertirse en un cajón de sastre donde cabe todo. En este caso, los conceptos indeterminados son “actitud agresiva o intrusista”.
Os voy a poner un ejemplo: tomamos una cerveza en la terraza de un bar y se nos acerca un individuo de aspecto inquietante;

– Hermano, tengo hambre ¿me das una moneda?

Ahora es cuando entra el juego el concepto jurídico indeterminado:

– ¿Qué quieres decir con eso de “hermano”? Yo no te conozco de nada y me llamas “hermano”.. ¿Insinúas que mi padre tuvo un hijo bastardo? ¿Estás llamando cornuda a mi madre? ¡Me insultas y encima me pides una moneda! ¿Y qué quieres decir con eso de que tienes hambre? ¿Que seguirás teniendo hambre si te niego una moneda? ¡Me estás extorsionando moralmente! ¡Señor policía! ¡Este sujeto está mendigando con “actitud agresiva”, sanciónele!

Y los propietarios de lujosas floristerías denunciarán a los orientales o andaluces que venden una rosa a las parejitas por los bares acusándoles de “intrusismo” profesional.

Un excelente logro el del Ayuntamiento de Barcelona y de Granada para conseguir el modelo de sociedad que demandan los honrados empresarios, esos que explotan a los chavales y chavalas con contratos basura y a los inmigrantes sin ningún tipo de contrato. Un excelente logro, sí señor; y de paso, por favor, señores ediles, no se cuestionen jamás que los mendigos lo son por vagos y las prostitutas (cuyos hijos, a veces, llegan a concejales) lo son por vicio.

Bombones por San Valentín

Posted in Consumintiendo with tags , , on 12 febrero, 2010 by Tico

Si te gusta el chocolate y los bombones (un regalo tan romántico y adecuado en estas fechas) quizás no debieras leer esto. Pero si has aterrizado en este blog se presume que mantienes inquietudes por determinados asuntos como la Justicia y la Dignidad Humana, así que no te vendrá mal leerlo.

Hablemos pues del chocolate. Este producto se fabrica como todos sabemos usando el cacao como materia prima. Es en África donde se produce el 70% del cacao que luego se distribuye por el mundo en forma de bombones, chocolatinas o cacao en polvo para la leche de nuestros niños.
Hablemos de alguna marca, por ejemplo Nestlé. Muchos hemos regalado en alguna ocasión su famosa caja roja de bombones. Pero ¿Qué hay detrás de eso?

Para conocerlo tenemos que irnos a una maltrecha estación de policía de un pequeño pueblo de Malí, África Occidental. Allí, los archivos sobre niños desaparecidos se amontonan interminablemente sobre mesas y estanterías. El jefe de policía local no tiene dudas sobre a dónde fueron a parar los niños. “Definitivamente, allá existe esclavitud“, dice refiriéndose al vecino país de Costa de Mafil. “Los chicos tienen que trabajar tan duro que enferman y muchos de ellos mueren“.

Los niños pertenecen a las áreas más pobres de Malí, son los hijos de vendedores callejeros o habitantes de los barrios marginales, cuyos padres los venden por 30 $USA.
Los niños, algunos de ellos menores de 11 años de edad, permanecen como prisioneros en las plantaciones y son golpeados si tratan de escapar. La gran mayoría de ellos tienen algunos dedos menos porque se les obliga a trabajar jornadas de hasta 14 horas con herramientas peligrosas y manejando productos altamente tóxicos como pesticidas. Tras cada agotadora jornada deben arrastrar sacos de hasta 70 kilos de semillas de cacao hasta los almacenes de la plantación (este peso incide en su crecimiento y les produce malformaciones en la columna vertebral; de mayores, si llegan a mayores, serán tullidos). Si se retrasan, son golpeados.
Se cree que al menos 300.000 niños trabajan en esas condiciones produciendo el cacao que abastece al menos la mitad de la demanda de chocolate a nivel mundial. La mayor de ellas es Nestlé.

La organización “Save the children” ha puesto un centro de acogida en la frontera para aquellos niños que puedan escapar de las plantaciones. Hasta ahora permanece semivacío. Su director, Salia Kante, tiene un mensaje para los consumidores:

Las personas que toman de ese chocolate están bebiendo sangre. La sangre de niños que tienen que cargar sacos de cacao tan pesados que les laceran los hombros

¿Será por eso que los envases de los productos Nestlé son rojos?

Según el primer ministro marfileño, Pascal Affi N’Guessan, las grandes empresas fabricantes de chocolate sólo están interesadas en sus ganancias. La asociación para la defensa de Derechos Humanos ILRF está convencida de que Nestlé conoce el fenómeno, porqué periódicamente visita plantaciones para averiguar la calidad del producto.

Pero no terminan ahí las canalladas: en 2002 Nestlé exigió a Etiopía, país azotado por el hambre, seis millones de dólares (una miseria para Nestlé) para compensar la nacionalización de una empresa en 1975. Ha sido muy criticada, además, por promover la leche en polvo en detrimento de la materna para alimentar a los bebés, especialmente en países del Sur, donde el agua potable suele ser un lujo y la leche en polvo se mezcla a menudo con agua contaminada.
¿Y en latinoamérica?
El Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) colombiano decomisó el pasado 22 de noviembre en el departamento de Quindío 8.094 paquetes de 25 kilos de leche en polvo “caducados desde hace mucho tiempo” que estaban siendo reempaquetados y reetiquetados con fechas de producción falsas. Dicha leche iba destinada a Venezuela. El senado venezolano se pronunció así al respecto:
Estos han expresado su “más enfático repudio a esta maniobra tramposa de la transnacional Nestlé, felonía que empieza por importar leche del extranjero a Colombia, a pesar de que ésta empobrece y empuja hacia la ruina a los ganaderos colombianos, sigue por hacerle fraude a un país en donde lleva décadas sacando multimillonarias utilidades y concluye atentando de manera gravísima contra la salud de nuestras gentes, y especialmente de los niños“.

Siguiendo en Colombia, la organización SINTRAINAL denuncia que Nestlé se apoya en bandas paramilitares para intimidar y atentar contra los trabajadores y sindicalistas que protestan ante situaciones de trabajo que consideran denigrantes.

Bien, esto se acaba. Si has terminado de leerlo y te sientes mal, te pido de corazón que me disculpes por haberte amargado el chocolate. Pero creo que es tu responsabilidad estar bien informado/a a la hora de llenar la cesta de la compra. Lo demás corre por tu cuenta: no creerte nada de lo que has leído arriba y seguir disfrutando de tu chocolate o decantarte por los productos de Consumo Ético que, si bien aún son un poco más caros, dejan mejor sabor de boca.