Bombones por San Valentín

Si te gusta el chocolate y los bombones (un regalo tan romántico y adecuado en estas fechas) quizás no debieras leer esto. Pero si has aterrizado en este blog se presume que mantienes inquietudes por determinados asuntos como la Justicia y la Dignidad Humana, así que no te vendrá mal leerlo.

Hablemos pues del chocolate. Este producto se fabrica como todos sabemos usando el cacao como materia prima. Es en África donde se produce el 70% del cacao que luego se distribuye por el mundo en forma de bombones, chocolatinas o cacao en polvo para la leche de nuestros niños.
Hablemos de alguna marca, por ejemplo Nestlé. Muchos hemos regalado en alguna ocasión su famosa caja roja de bombones. Pero ¿Qué hay detrás de eso?

Para conocerlo tenemos que irnos a una maltrecha estación de policía de un pequeño pueblo de Malí, África Occidental. Allí, los archivos sobre niños desaparecidos se amontonan interminablemente sobre mesas y estanterías. El jefe de policía local no tiene dudas sobre a dónde fueron a parar los niños. “Definitivamente, allá existe esclavitud“, dice refiriéndose al vecino país de Costa de Mafil. “Los chicos tienen que trabajar tan duro que enferman y muchos de ellos mueren“.

Los niños pertenecen a las áreas más pobres de Malí, son los hijos de vendedores callejeros o habitantes de los barrios marginales, cuyos padres los venden por 30 $USA.
Los niños, algunos de ellos menores de 11 años de edad, permanecen como prisioneros en las plantaciones y son golpeados si tratan de escapar. La gran mayoría de ellos tienen algunos dedos menos porque se les obliga a trabajar jornadas de hasta 14 horas con herramientas peligrosas y manejando productos altamente tóxicos como pesticidas. Tras cada agotadora jornada deben arrastrar sacos de hasta 70 kilos de semillas de cacao hasta los almacenes de la plantación (este peso incide en su crecimiento y les produce malformaciones en la columna vertebral; de mayores, si llegan a mayores, serán tullidos). Si se retrasan, son golpeados.
Se cree que al menos 300.000 niños trabajan en esas condiciones produciendo el cacao que abastece al menos la mitad de la demanda de chocolate a nivel mundial. La mayor de ellas es Nestlé.

La organización “Save the children” ha puesto un centro de acogida en la frontera para aquellos niños que puedan escapar de las plantaciones. Hasta ahora permanece semivacío. Su director, Salia Kante, tiene un mensaje para los consumidores:

Las personas que toman de ese chocolate están bebiendo sangre. La sangre de niños que tienen que cargar sacos de cacao tan pesados que les laceran los hombros

¿Será por eso que los envases de los productos Nestlé son rojos?

Según el primer ministro marfileño, Pascal Affi N’Guessan, las grandes empresas fabricantes de chocolate sólo están interesadas en sus ganancias. La asociación para la defensa de Derechos Humanos ILRF está convencida de que Nestlé conoce el fenómeno, porqué periódicamente visita plantaciones para averiguar la calidad del producto.

Pero no terminan ahí las canalladas: en 2002 Nestlé exigió a Etiopía, país azotado por el hambre, seis millones de dólares (una miseria para Nestlé) para compensar la nacionalización de una empresa en 1975. Ha sido muy criticada, además, por promover la leche en polvo en detrimento de la materna para alimentar a los bebés, especialmente en países del Sur, donde el agua potable suele ser un lujo y la leche en polvo se mezcla a menudo con agua contaminada.
¿Y en latinoamérica?
El Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) colombiano decomisó el pasado 22 de noviembre en el departamento de Quindío 8.094 paquetes de 25 kilos de leche en polvo “caducados desde hace mucho tiempo” que estaban siendo reempaquetados y reetiquetados con fechas de producción falsas. Dicha leche iba destinada a Venezuela. El senado venezolano se pronunció así al respecto:
Estos han expresado su “más enfático repudio a esta maniobra tramposa de la transnacional Nestlé, felonía que empieza por importar leche del extranjero a Colombia, a pesar de que ésta empobrece y empuja hacia la ruina a los ganaderos colombianos, sigue por hacerle fraude a un país en donde lleva décadas sacando multimillonarias utilidades y concluye atentando de manera gravísima contra la salud de nuestras gentes, y especialmente de los niños“.

Siguiendo en Colombia, la organización SINTRAINAL denuncia que Nestlé se apoya en bandas paramilitares para intimidar y atentar contra los trabajadores y sindicalistas que protestan ante situaciones de trabajo que consideran denigrantes.

Bien, esto se acaba. Si has terminado de leerlo y te sientes mal, te pido de corazón que me disculpes por haberte amargado el chocolate. Pero creo que es tu responsabilidad estar bien informado/a a la hora de llenar la cesta de la compra. Lo demás corre por tu cuenta: no creerte nada de lo que has leído arriba y seguir disfrutando de tu chocolate o decantarte por los productos de Consumo Ético que, si bien aún son un poco más caros, dejan mejor sabor de boca.

Anuncios

2 comentarios to “Bombones por San Valentín”

  1. ola saludos desde arequipa me cayo a bien la informacion del articulo ya que suelo desconfiar de productos manufacturados,se que casi siempre existen realidades muy crudas tras de ellos,personalmente siento gusto por el chocolate en bebida (pero ojo que lo obtengo de una señora que muele ella misma el cacao que dicho sea de paso me comento q venia de cusco tampoco creo que sea una situacion facil)… odio los empaques (no consumo ni chicles, porque no son necesarios)y evito las bolsas plasticas muy personalmente, y compartir contigo lo que paso por mi mente mientras reflexionaba por el articulo . A esta sociedad le falta mucho amor y eso se lucha dia a dia,y no en una fecha en especial mucho menos la manera tan comercial-ridicula y masiva como se da hasta la actualidad (realmente a muchos esta situacion askea y apuesto que un dia del odio seria mas aclamado y real)es una lastima que la creatividad se vaya desvaneciendo y que los sentimientos se manipulen tan descaradamente, nuestra deshumanizacion aumenta aceleradamente junto a nuestra asimilacion y aceptacion de lo irracional. como suelo decir todo parece una terrible pelicula en la que las personas ya no se detiene a pensar en lo que esta en nuestro en frente y somos tan cobardes que evadimos la triste, dura y aun remediable realidad
    el cambio y solucion esta en cada uno de nosotros y en lo que podamos impartir de lo contrario somos parte del denigrante problema
    salud atte saly
    pdta ahora dare un paso por la pagina

  2. dragutt Says:

    Gracias por tu sensibilidad, Saly, y también por estas líneas que dejas por aquí; especialmente la idea que expones acerca de cómo la cotidianeidad de lo irracional hace que ya seamos capaces de digerir y asumir casi cualquier cosa dentro de lo que Ziegler llamaba “una espantosa y gélida normalidad”.
    A veces volteamos la cara de una forma cobarde, como bien dices y señalamos con el dedo a los gobernantes y las multinacionales… en vez de usar ese dedo para apuntarnos al pecho.
    Porque los gobernantes se alimentan de nuestros votos y las grandes empresas se alimentan de nuestro consumo; sin nosotros no son nada.
    Una vez más, gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: