Archive for the Uncategorized Category

Karma felino

Posted in Uncategorized on 28 noviembre, 2014 by Tico

En octubre de 1347 un barco genovés arriba al puerto de Mesina, en Sicilia, con la práctica totalidad de su tripulación muerta. Los pocos supervivientes morirían días más tarde víctimas de una extraña y terrible enfermedad. El barco provenía de Caffa, en Crimea, donde había escapado al cerco que los ejércitos tártaros y venecianos sostenían sobre esa ciudad.
Lo que los médicos del puerto de Mesina ignoraban era que, para acelerar la caída de Caffa, los oficiales tártaros habían catapultado por encima de las murallas de la ciudad los cadáveres de algunos de sus soldados infectados de lo que, siglos más tarde, alguien sobre un microscopio bautizaría como Yersinia pestis.

Mientras tanto, en Europa comenzaba lo que se conoció como la pequeña Edad de Hielo, una época de bajísimas temperaturas y constantes lluvias. Las escasas cosechas debilitaban aún más los maltrechos cuerpos. Para colmo, se desata la Guerra de los Cien Años, con lo cual las gentes emigran en masa desde los campos y se hacinan en ciudades superpobladas.
En definitiva, la situación en Europa durante el siglo XIV parecía diseñada expresamente para cumplir los sueños húmedos de cualquier virus.

Todo podría haber quedado en una epidemia local, centrada en el sur de Italia, si no fuera por la tercera pieza del puzzle.  Un siglo antes, en 1227, el Papa Gregorio IX dicta una bula por la cual considera que el diablo adquiere la forma de un gato y alienta a la persecución y exterminio de estos animales. La Santa Inquisición, por su parte, prohíbe albergar, alimentar e incluso acariciar a un gato bajo pena de considerar cómplice de brujería a quienes lo hagan. Millones de gatos serían quemados, descuartizados y aplastados durante el siglo XIII por lo que en 1347 la población felina europea se reducía a su mínima expresión y los pocos que quedaban se mantenían alejados de los asentamientos humanos.
gatoPara encajar esta última pieza, debemos recordar que el principal vehículo transmisor de la Yersinia pestis, también conocida como Peste bubónica o Muerte negra, es una pulga que habita en la rata común. Así pues, sin sus enemigos naturales para ponerles freno, las ratas esparcieron la enfermedad por todo el continente, desde Londres hasta Moscú, desde Barcelona hasta Oslo. Se calcula que una de cada tres personas murió en Europa víctima de la peste entre 1347 y 1351.
La gente, sin embargo, fue convencida de que la epidemia era la forma en que Dios les castigaba por sus pecados.

Anuncios

La cara de poker de Dorothy Counts

Posted in Uncategorized on 5 septiembre, 2012 by Tico

Érase una vez una chica de 15 años que quería estudiar. “No puedes estudiar ahí” le decía su vecina. “No puedes estudiar ahí” le decía el señor que le vendía helados. “No vas a estudiar ahí” le decía el ayudante del sheriff del condado. Y es que la protagonista de esta historia tenía dos handicap nada desdeñables en la Carolina del Norte de 1957, a saber: era mujer y era afroamericana. “No puedes estudiar ahí“, le dijeron, pero Dorothy, que así se llamaba aquella chica se matriculó aquel septiembre en un instituto de secundaria para blancos.
El Consejo de Ciudadanos Blancos de la ciudad, compuesto por honorables y respetables miembros de la sociedad local,  montó en cólera e instigó al resto de alumnos para que la “echaran fuera” y pidió a las alumnas: “¡¡Escupidle, chicas, escupidle!!.

Y así, con el gesto impasible de quien se sabe haciendo lo que debe hacer, entró nuestra Dorothy en el colegio para blancos  Harry Harding High School, entre insultos, escupitajos, pedradas, burlas y miradas de odio. No le resultó nada fácil, como imaginarán. Pero ningún músculo de su cara reflejó el miedo que debía sentir; ni la impotencia, ni la tristeza. Dorothy siguió caminando entre rostros vociferantes y muecas burlescas.  La dignidad con piel de ébano, orgullo de género, clase y raza, atravesó con determinación un pasillo de amenazas, de demencial salvajismo endémico, de absurdo y miserable odio… y cubierta de escupitajos tomó asiento en un pupitre.

Durante los primeros cuatro días le volcaron cubos de basura encima mientras almorzaba, siempre sola, en un rincón del comedor escolar. Ignorada por los profesores, Dorothy atendía a las explicaciones, se aplicaba en sus notas y soportaba estoicamente los objetos que le lanzaban durante las clases. Finalmente, fue  su familia la que empezó a ser objeto de agresiones y amenazas y ante el peligro que corrían sus seres queridos nuestra amiga decidió desistir y se trasladaron a Philadelphia.
En cualquier caso, Dorothy ya había hecho su trabajo. Un año más tarde, miles de estudiantes negros/as de todo el Estado se matriculaban en institutos para blancos.

No puedes estudiar ahí” le dijeron.  Y vaya si pudo. Y ni su vecina, ni el señor que le vendía los helados, ni el ayudante del sheriff, ni sus compañeras que le escupían, ni sus compañeros que se burlaban, ni ningún miserable miembro del Consejo de Ciudadanos Blancos de Charlotte, en Carolina del Norte, pasaron a formar parte de los libros de Historia: Dorothy Counts, sí.

 

 

La especie elegida

Posted in Chist-tema, Uncategorized with tags , , , on 21 agosto, 2012 by Tico

Acabo de terminar la obra divulgativa de Juan Luis Arsuaga “La especie elegida” cuya lectura recomiendo con vehemencia porque ofrece un apasionante recorrido, científico pero asequible, por la especie humana: desde la llamada “Eva Negra” o Eva Mitocondrial y su parejita el Adán Nuclear (aviso para creacionistas:  NO LA LEAN. ¡Se trata de una obra científica!) y la separación de nuestro antepasado común, el chimpancé, hasta más o menos cómo hemos venido a quedar actualmente.
O lo que es lo mismo: por qué terminamos bajando de los árboles y caminando erguidos sobre dos patas. Y construyendo las pirámides, inventando la aspirina y llegando a la luna. Ya sé lo que piensan: cuesta creer tantos cientos de miles de años de evolución para terminar votando a Mariano Rajoy.
Pero no redundo en los aspectos evolutivos de la especie, siendo otro como saben el objetivo de este espacio, sino en un pasaje determinado de la obra que me ha resultado cuanto menos inquietante.
Parece que algunos etólogos, ciencia esta que estudia el comportamiento humano, afirman que existe una base genética en la conducta de cada persona. Es decir, que venimos programados genéticamente para comportarnos de una u otra forma. Vale que mis limitaciones en el campo de la biología, la paleontología y la antropología son casi tan grandes como mis ganas de aprender. Pero afirmar que nuestra conducta obedece a pautas genéticas me resulta un discurso de lo más peligroso.
Peligroso porque supone obviar las condiciones ambientales, sociales y económicas en las que un sujeto viene al mundo. Esta especie de determinismo genético implicaría afirmar que un tipo que golpea a su mujer lo hace porque porta el gen de la agresividad. O el que roba o explota a un millar de niños en una plantación, porque se encajaron el gen de la codicia. Supondría, pues, que agrietados monolitos culturales como el patriarcado o el capitalismo caníbal, factores como la miseria, el hambre, el analfabetismo o la falta de oportunidades laborales, pasan a un segundo plano frente a los genes en el actuar de las personas.
¿Dónde queda el libre albedrío del individuo, su capacidad de decisión, su ética, su equipaje vital?

Si te comportas de forma cruel  no tienes culpa: son los genes.
Si te comportas de forma solidaria no tienes mérito: son los genes.
Cómo en la fábula del escorpión: yo es que soy así, es mi naturaleza.
¿Cuántas veces no hemos escuchado esa expresión en personas cuya conducta ha provocado un sufrimiento a otras, para de esa forma justificarse o incluso legitimarse?

Desde mi punto de vista, que reitero ignorante, somos lo que hacemos. No viceversa.

 

 

Kalvellido

Posted in Uncategorized on 15 agosto, 2012 by Tico

Decía Bakunin que el Pueblo sólo tiene tres caminos para librarse de su triste suerte: los dos primeros son la taberna y la iglesia; el tercero es la revolución social.  Y os garantizo que, si ese tercer camino tuviera un cartel indicativo, lo habría dibujado Juan Kalvellido.
Irreverente como eructo cervecero en la cara de un rey. Corrosiva como escupitajo de abadesa. Comprometida con la vida como las hojas lo están con el suelo en otoño. Certera e implacable como puñal de suicida. Tierna como el pupitre de un párvulo. Blasfema como minero herido. Fresca como la resaca de un ruso. Alegre como verbena de barrio pobre. Podría pasar horas disparando metáforas que describan su obra

Que, por cierto, es bien prolífica. Porque, si como decía Picasso, la inspiración existe pero tiene que encontrarte trabajando, a Kalvellido no tiene que dar muchas vueltas para encontrarlo. Podéis estar mirando una noticia en la TV mientras movéis el café con la cucharilla y antes del último sorbo podréis encontrar ya un dibujo suyo, debidamente acompañado de algún comentario incisivo y certero, reproduciendo la noticia.
Últimamente sus pinceles andan en una simbiosis extraordinaria con la pluma de Silvia Delgado. La inteligencia, el talento y la sensibilidad se ponen firmes a la espera de órdenes del compromiso valiente y sincero.
En definitiva, viviendo tiempos tan extraños como los que nos han tocado, necesitamos referencias. Y entre tanto ilustrador mediocre y vendido, tanto humor casposo e inocuo, tanta media tinta de cobarde tibieza, os presento un oasis donde podáis refrescar las entrañas para volver a la lucha con la mirada limpia y la sonrisa rebelde.
Por último me gustaría recordar que aunque la generosidad de este tipo le ha llevado a diseñar por la patilla incontables logotipos, carteles de eventos, carátulas de discos, ilustraciones de libros, camisetas, etc… los “debuantesdemielda” como él se define, no llenan sus cucharas con acrílicos. Así que daos una vuelta por su catálogo porque podéis quedar como reyes o reinas (republicanos/as en todo caso) regalando alguno de sus libros. Molan, y molan mucho.

Y sí, qué pasa. Es mi amigo y bien a gala que lo llevo. E igual me cae alguna birra fresquita como comisión. Pero si se preguntan por qué escribo todo esto es porque necesitaba agradecer desde este mi humilde espacio la sonrisa diaria (a veces varias, a veces muecas, a veces casi lágrima furtiva) que nos provoca a muchísima gente cada vez que esgrime un pincel y lo hunde en el corazón del sistema.

Las lágrimas de los olmos

Posted in Chist-tema, Uncategorized with tags , , on 16 septiembre, 2010 by Tico

Una hoja cae; algo pasa volando;
Cuanto miren los ojos creado sea,
Y el alma del oyente quede temblando.
(Vicente Huidobro)

Y ha llegado el otoño, con su sereno vestido de lluvia, colándose por esas pequeñas grietas que en los corazones suelen dejar los sentimientos olvidados. Lloran los olmos lágrimas amarillas que se desgranan y caen sobre la hierba con el estampido de mil adioses, arrancando a la tierra el olor de las primeras gotas de lluvia. Las almas se retraen tras las ventanas mojadas, dibujando recuerdos sobre el vaho de los cristales del tiempo. Allá abajo el mar, acerado, verde, y las rocas, oscuras, verdes, braman su pasión y escarcean pudorosamente amparados en la bruma. La última golondrina parte hacia el sur como una negra saeta de libertad que araña las nubes con su grito de soledad rezagada. Los niños la miran pasar chapoteando su voluntad de vivir sobre los charcos del futuro mientras desde sus libretas, aún en blanco, les sonríen caracolas, árboles, casas, aviones, el abuelo y un balón.

No será este otoño, quizás, en el que muera la poesía. Porque será un otoño también de ilusiones enmarañadas en alambre de espino. Y será el otoño de los hombres-golondrina que a juzgar de las corbatas equivocaron el vuelo; el otoño de las carnes laceradas, donde las soledades tienen un horizonte de arena. Un otoño de brazos retorcidos por el eco de las botas militares, un otoño quebrado por la retórica de las bocas llenas de oropel, a un lado, y por el silencio de las bocas llenas de tierra al otro.

Será un otoño que necesite de hombres y mujeres libres que peleen, si quieren llamarse a sí mismos hombres y mujeres, por la dignidad secuestrada de otros hombres y mujeres; que no permitirá que el viento borre las huellas que sobre la arena dejaron miles de pasos. Un otoño cuya lluvia lavará las conciencias haciendo correr por las alcantarillas la indiferencia y el egoísmo.

Sera un otoño, al fin y al cabo, que necesite de la poesía.

(Málaga, Octubre de 2005)

Ángeles con caras sucias

Posted in Uncategorized on 24 noviembre, 2009 by Tico

Los niños hallan el todo en la nada
Y los hombres la nada en el todo

Tal día como hoy, hace cerca de medio siglo, se instituyó el Día Mundial del Niño. Y yo venía, paciente lector, a proponerle un pequeño ejercicio de sinceridad. Digamos algo así como la prueba del algodón para su limpieza ética.
En este ejercicio que yo le propongo se trata de hacer como en aquel relato de Zaki Eila, cuando una mujer palestina es llevada por los soldados israelíes antes un montón informe de cadáveres de niños para que identificara a su hijo y aquella responde: Todos son mis hijos.

Vamos a intentarlo, mi tolerante lector; haga como si todos los niños del mundo fueran sus hijos al menos mientras termina de leer estas líneas. No tema al vértigo, tampoco es para tanto. Al fin y al cabo, cuatro millones de niños mueren cada año antes de cumplir un mes de vida; y otros siete millones lo harán sin soplar la velita de su primer cumpleaños. ¿Que aún así siguen siendo muchos y no dispone de espacio suficiente para alojarlos? Tampoco es excusa: otros cien millones de niños viven en las calles y los campos, sin más techo que las estrellas ni más cama que el suelo del que, intuyen, pronto van a formar parte. Despreocúpese igualmente porque reciban una educación (ciento treinta millones de ellos jamás pisarán una escuela) o cuidados médicos (el pediatra es un ser mitológico del que jamás oyeron hablar el 99% de esos niños que acaba de adoptar). Y no sólo eso, sino que casi la cuarta parte de ellos son autosuficientes – podrán trabajar desde que se sostengan de pie, en minas, plantaciones, talleres de costura, burdeles – e incluso a sesenta millones de ellos no tendrá que verles jamás el pelo porque al no estar censados siquiera, no existen; son los no tan famosos niños invisibles.

Veo que comienza a impacientarse conmigo. Quizás en estos momentos se esté preguntando molesto, y con razón, a dónde quiero llegar; qué relación puede tener usted con una niña sudasiática o caribeña violada por un pervertido, bronceado y sonriente turista occidental. ¿Dejamos a un lado que la miseria que empuja a esa niña hasta un sucio camastro es tan criminal como el turista que la viola?. Pero si lo quiere más claro hagamos ahora como los tres espíritus con el señor Scrooge y demos una vuelta por ahí; no suelte mi mano, encaje los dientes y vamos allá. ¿Ve aquel niño de piel aceitunada que tiene el tobillo amarrado a un banco de trabajo en ese sótano? ¿Qué es lo que está cosiendo? ¿No se parece a las zapatillas de deporte con las que baja usted a comprar el periódico los domingos por la mañana? ¿Y ese otro niño de piel oscura cubierto de tierra y fango que se cuela a golpe de látigo por una grieta de esa mina congoleña? ¿Acaso está extrayendo el oro de su anillo de bodas, el diamante que luce en la oreja de su mujer, o el coltán de la videoconsola de su hijo? ¿Y esa otra niña de pelo rizado? Sí, esa medio asfixiada por los pesticidas que se dobla bajo el peso del enorme saco de semillas que carga a la espalda por una plantación de Costa de Marfil. ¿No huelen esas semillas igual que las marcas de cacao que le deja su hija sobre la cara al besarle cada mañana antes de ir al colegio?

Al final va a resultar que cuando Chesterton decía eso de “Lo maravilloso de la infancia es que cualquier cosa en ella es maravillosa” debía estar refiriéndose únicamente a sus propios hijos. Y usted, mi querido lector – aunque nunca me haya leído, aunque jamás me vaya a leer y aunque no sea usted, realmente, querido – debería andar planteándose qué ocurre con todos estos ángeles. Quizás se niegue a reconocer que los hemos desplumado, que los estamos desplumando a cada instante, para rellenar almohadones de plumas – de plumas de ángel – donde reposar más cómodamente nuestros occidentales y orondos traseros.

Ahora no puede dejarme sólo, ya casi hemos terminado. Sólo nos falta buscar a cualquiera de esos cien millones de niños que viven en la calle y mirarle a los ojos. ¿Se atreve usted?
Tendría cara de ángel si no la tuviera tan sucia ¿verdad? ¿Por qué desvía la mirada? ¿Qué es lo que ve? ¿Se pregunta por qué tiene la cara tan sucia?
Mírese usted las manos.

Y si se siente injustamente zarandeado por estas líneas, si el sufrimiento ajeno no le deja indiferente y está dispuesto al compromiso con los desposeídos, si piensa que cualquier niño del planeta pudiera ser hijo suyo, si quiere saber dónde hallar la solución, acepte mis disculpas y también un consejo que le gritan silenciosamente la niña de Ayod, Iqbal Mashi, Anna Frank o cualquier niño palestino o tucumano:  mírese las manos.

 

Capitalismo de Casino

Posted in Uncategorized on 27 octubre, 2009 by Tico

Capitalismo de Casino es una expresión acuñada ya por Keynes para designar los movimientos especulativos del mercado en contraposición al capitalismo clásico, igual de injusto y perverso, con la salvedad de que éste, al menos, crea empresas, genera empleos, y produce bienes y servicios mientras que aquél únicamente se limita a mover los capitales de un recuadro a otro en una mesa de fieltro verde esperando verlos duplicados.
Este tipo de capitalismo ha sido el causante del terremoto financiero que ha sacudido las bolsas de valores de todo el planeta.

Ahora los gobiernos occidentales acuden a lamer las heridas del Capital aplicándoles nuestro dinero a las grandes corporaciones financieras como si de un apósito se tratara; así, el gobierno británico acudió el primero al rescate de sus bancos. Precisamente en Gran Bretaña, cuna de Adam Smith, el máximo profeta del libre mercado, el que abominaba de la más mínima intervención estatal en los asuntos económicos, el que aseguraba que mediante la conjunción espontánea de muchas codicias individuales opuestas una mano invisible ordenaría la economía garantizando el bienestar general. La misma mano que parece haberse partido todos los dedos haciendo girar la ruleta de este nuevo capitalismo de casino.

Y en el epicentro del terremoto financiero, la derecha gringa acusa a su Presidente de (sic) comunista porque pretende no la creación de riqueza sino la redistribución de la misma. Algo que para el gringo medio debe ser bastante malo. De todas formas mejor que nadie se llame a engaño; la política social de Obama quedará comprimida en el milímetro de espacio que le permitan las corporaciones mercantiles a la hora de establecer las directrices de la política económica. Sesenta millones de homeless -y subiendo- van a seguir caminando por las calles del país de las libertades (de mercado).
Las mismas calles gringas por las que también camina un amargo chiste ¿Saben la diferencia existente entre Wall Street y Las Vegas? En Las Vegas uno se juega su propio dinero y además, si pierde, nadie le da un premio.

Capitalismo de casino, chiste de Las Vegas, y mientras en Gran Bretaña se rescatan bancos en el Sahel la miseria ha engullido a medio centenar de niños en el tiempo que usted ha empleado en leer las líneas precedentes. ¿Quién les rescata a ellos? ¿Soy demagogo? ¿Como ese iluminado de la ultraderecha mediática española insinuando que los de izquierdas estamos felices con la crisis? Cualquiera que haya leído a Galeano sabe que cuando en el barrio de los ricos alguien estornuda, en el barrio de los pobres mueren de pulmonías. Y uno se pregunta dónde pueda estar la felicidad del pueblo obrero, ese que no entiende de nasdaqs, de dowjones ni de ibextreintaicincos, ese que corre sin protección bajo una brutal granizada de cartas de despido, contemplando cómo su canasta de la comida mengua en la misma proporción en que engorda la cuota de su hipoteca mientras que se usa su dinero para apaciguar precisamente a quienes le despojan.

Hambre-Politica.jpg
Capitalismo de casino; hubo un capitalismo imperialista, un capitalismo feudal, un capitalismo industrial y un capitalismo globalizador. Después de tanto esfuerzo para convencernos de que la Historia había alcanzado su final, nos intentan vender ahora la moto de un Capitalismo social.
No se molesten; que si el capitalismo muta para seguir gobernando el pueblo lo hace para seguir resistiendo. Y de esta crisis no saldrá un pueblo feliz sino una clase obrera bastante cabreada que ahora sabe hacia donde debe caminar. Porque en Cuba no se ha desatado ese pánico a la crisis. Porque Venezuela o Bolivia continúan reduciendo sus índices de pobreza extrema mientras aumentan en el resto de la Región.
Porque en definitiva, ante el casino del capitalismo, y para hacer saltar la Banca, lo mejor va a ser apostarlo todo al rojo.