Archivo para escuela

Vuelta al cole

Posted in Chist-tema with tags , , , , , on 6 septiembre, 2014 by Tico

“El otoño huele a barro y a tinta” me dijo en cierta ocasión mi sobrina cuando tan solo contaba 6 otoños. ¿Quiénes no recordamos el prometedor aroma de los libros de texto nuevos o el de las gomas de borrar con las esquinas aún intactas o el olor a madera fresca de los lápices de colores?
Pero para algunos críos y crías también está el olor de la mierda.

Hace unos años que por estas fechas, a Jokin, un chaval de 14 años de la pequeña localidad de Hondarribia (norte de España) le temblaban las rodillas. Mientras en otros miles de colegios los niños y niñas llenaban gozosos sus relucientes mochilas para encontrarse con sus viejos amigos del curso anterior, Jokin seguramente andaría llorando por los rincones.
Y no es que fuera mal estudiante ni temiera al fracaso escolar, no. De hecho, era la escuela la que estaba fracasando con él.
Sin saber muy bien cuándo, cómo, ni por qué (es lo que tienen los comportamientos irracionales) durante el curso anterior se colocó en el punto de mira de varios compañeros de clase, pequeños terroristas a su vez víctimas de otros dramas escondidos, que le convirtieron en el objetivo de continuas burlas, vejaciones y palizas.
Los demás compañeros y compañeras de clase no hicieron nada; los profesores y profesoras no hicieron nada; sus padres afirmaron después no saber nada. A toro pasado, fácil es buscar culpables, casi tan fácil como lo fue antes mirar hacia otro lado.
Un ejemplo para que me entendáis mejor: el primer día del curso pasado, Jokin fue amenazado por sus acosadores con recibir una soberana paliza a la salida del colegio. Tal era su íntimo terror que durante la última hora de clase se hizo encima sus necesidades.
Sus compañeros, lejos de compadecerse, decidieron celebrar el aniversario de su descomposición de vientre bombardeándolo con rollos de papel higiénico.
Finalmente, no recibió la paliza este primer día; Jokin tuvo que quedarse tras finalizar el horario lectivo para recoger todo el papel higiénico esparcido por el aula. Una profesora le había culpado a él de todo el desaguisado.

Creo que ahora ya podéis entender mejor por qué, tras la tregua de las vacaciones de verano, la vuelta al cole se le hizo a Jokin especialmente dramática.
Sabemos que asistió unos pocos días; luego comenzó con el oculto absentismo escolar. Jokin ya había decidido que no podía soportar volver a su particular sala de torturas.
Así que la madrugada del 21 de septiembre dejó escrito lo siguiente en un foro de internet: “Libre, oh, libre. Mis ojos seguirán aunque paren mis pies“.
Subió a las murallas que rodean la ciudad y saltó al vacío.
La autopsia reveló heridas y hematomas, por todas las partes de su cuerpo, producidos por agresiones sufridas durante las dos semanas anteriores.
Sus ocho pequeños verdugos fueron expulsados del colegio. No sabemos si la fiscalía de menores tomó alguna medida contra ellos o contra los docentes. O contra los padres de Jokin. O contra la sociedad entera.

Bullying

UNICEF nos alerta en su último informe, llamado “Ocultos a plena luz” que un tercio de nuestros pequeñajos y pequeñajas ha sufrido, sufre o sufrirá acosos y maltratos en el colegio por parte de sus compañeros.
Si tu chaval o chavala tiene cambios bruscos en su estado de ánimo o en su rendimiento escolar. Si vuelve a casa con la ropa rota o heridas o hematomas frecuentes para los que da explicaciones peregrinas. Si “pierde” con frecuencia dinero u objetos personales. No son “cosas de niños”, no lo dejes pasar y hazle saber que no está solo/a, que puede contar contigo.

Jokin nos dejó con regusto amargo en la boca, flores bajo las murallas y un mensaje que alguien, seguramente un compañero o compañera de clase, puso en el foro de internet que él usaba:
kuant ms tiemp psa peor m sient es cmo un gusno ke cme mi interior x no abert defndid.”

Os dejo para terminar algunos teléfonos y direcciones a los que podéis recurrir si sospecháis que vuestro pequeño/a puede estar en problemas:
http://www.acosoescolar.info
contacto@protegeles.com.
Teléfono del menor 900 506 113